EXTINCIÓN DE LAS SANCIONES DEPORTIVAS POR PRESCRIPCIÓN


Se está repitiendo insistentemente en los medios de comunicación que el futbolista Luka Modric no podrá jugar el primer partido de la Supercopa al tener que cumplir un partido de sanción.

La sanción se debe a un partido de suspensión por doble tarjeta amarilla en el partido de la Supercopa disputado el 22 de agosto de 2014 contra el Atlético de Madrid.

La razón de que no se haya cumplido antes la sanción es que el partido de suspensión debía producirse en la misma competición, es decir, la Supercopa.

Sorprende dicha noticia, ya que de manera general, las sanciones de los futbolistas se rigen por el Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol.


El Código Disciplinario vigente en su Disposición Transitoria Única recoge que “los procedimientos disciplinarios que hayan sido iniciados al tiempo de la entrada en vigor de la presente normativa, se regirán por la anterior”.

Tanto en el Código vigente como en el aplicable de 2014 se fijan los siguientes plazos de prescripción conforme al artículo 9:

Las sanciones prescribirán a los tres años, al año o al mes, según se trate de las que correspondan a infracciones muy graves, graves o leves, comenzándose a contar el plazo de prescripción desde el día siguiente a aquél en que adquiera firmeza la resolución por la que se impuso la sanción, o desde que se quebrantase su cumplimiento si éste hubiera comenzado”.

Aunque la normativa de 2014 indique que la sanción ha de cumplirse en la misma competición -la Supercopa- ello no impide que la sanción prescriba si no se cumple en el plazo de tiempo fijado.


Por tanto, salvo que se tratase de una sanción muy grave, -la suspensión de un partido por dos tarjetas amarillas no lo es-, una sanción de agosto de 2014 estaría prescrita y por tanto extinguida.